10 maneras de ayudar a su hijo(a) para que tenga una buena experiencia en el colegio

10 maneras de ayudar a su hijo(a) para que tenga una buena experiencia en el colegio

10 maneras de ayudar a su hijo(a) para que tenga una buena experiencia en el colegio

El apoyo de los padres es fundamental para el buen desempeño académico de los niños. Aquí se incluyen 10 maneras en las que los padres pueden encaminar a sus hijos para que sean estudiantes exitosos.

 

1.- Asista a la reunión de inicio de clases y a las reuniones entre padres y profesores.

Los niños se desempeñan mejor en el colegio cuando sus padres se involucran en su vida académica. Acudir a la reunión de inicio de clases es una excelente forma de conocer a los profesores de su hijo y sus expectativas. Los directores del colegio también pueden abordar políticas y programas que afectan a todo el colegio. Las entrevistas son otra manera de mantenerse informado. Estas entrevistas se suelen realizar una o dos veces al año, durante los semestres para informar de los avances de los estudiantes. Las entrevistas son una oportunidad de comenzar o continuar las conversaciones con el profesor de su hijo(a) y de conversar sobre estrategias para ayudar  a lograr lo mejor de sí en la clase. Si se reúne con el profesor, su hijo(a) también sabrá que lo que ocurre en la escuela, se comparte en la casa.

Recuerde que los padres y los tutores pueden solicitar reuniones con los profesores, los directores, o las inspectoras en cualquier momento durante el transcurso del año escolar.

 

2.- Visite el colegio su sitio web

Conocer la distribución física del edificio y el predio de la escuela puede ayudarlo a conectarse con su hijo cuando hablen acerca del día en el colegio. Es bueno conocer la ubicación de la oficina del director, la enfermería, el casino, el gimnasio, el campo deportivo, los patios, el auditorio y las salas especiales.

En el sitio web del colegio, www.orchardcollege.cl, puede encontrar información sobre lo siguiente:

  • El calendario escolar.
  • La información de contacto del ciclo.
  • Los próximos eventos, como salidas escolares.
  • Las fechas de las pruebas.
  • Fotos de eventos.

 

3.- Apoye las expectativas de la tarea en la casa.

La tarea para la casa, refuerza y extiende el aprendizaje en la sala de clases y ayuda a los niños a poner en práctica habilidades importantes de estudio. También ayuda a desarrollar un sentido de la responsabilidad y una ética de trabajo que beneficiará a los estudiantes más allá de la clase.

Además de asegurarse de que su hijo sepa que ver su tarea es una prioridad para usted, puede ayudarlo creando un ambiente de estudio eficaz. Un lugar silencioso, cómodo y bien iluminado con el material necesario. También puede resultar conveniente evitar las distracciones (como un televisor encendido) y establecer un horario de inicio y finalización.

Una buena regla para un período de estudio y/o tarea en el hogar eficaz es de aproximadamente  el doble de su edad, es decir un niño de 6 años debería estar un máximo de 15 minutos en el trabajo.

Si nota que a su hijo con frecuencia le lleva significativamente más tiempo que el correspondiente según esta regla, hable con el(la) profesor(a) de su hijo(a).

Mientras su hijo(a) haga la tarea, esté disponible para ayudarlo a comprender las instrucciones, guiarlo, responder preguntas y revisar el trabajo finalizado. Pero resista el deseo de hacer usted mismo sus tareas. Aprender de los errores es parte del proceso y no es bueno quitarle esto a su hijo(a).

 

4.- Envíe a su hijo al colegio preparado para aprender

Un desayuno nutritivo les da energía a los niños y los prepara para el día que tienen por delante. En general, los niños que toman el desayuno tienen más energía y tienen un mejor desempeño en el colegio. Los niños que toman el desayuno también tienen menos probabilidades de ausentarse y van con menos frecuencia a la enfermería con dolor de estómago por el hambre.

Puede ayudar a mejorar el período de atención, la concentración y la memoria de su hijo(a) con un desayuno que incluya alimentos ricos en granos enteros, fibras y proteínas, además de poco azúcar agregado. Envíelo(a) al colegio con snack de fruta fresca, frutos secos, yogurt, agua  o medio sándwich.

Los niños necesitan la cantidad adecuada de horas de sueño para estas alertas y listos para aprender todo el día La mayoría de los niños en edad escolar necesitan de 10 a 12 horas de sueño nocturno. A esta edad, pueden surgir dificultades por distintos motivos a la hora de irse a dormir. La tarea, los deportes, las actividades después de la escuela, la televisión, el teléfono, el computador y los videojuegos, además de los horarios familiares cargados, pueden contribuir a que los niños no duerman lo suficiente.

En los niños, la falta de sueño puede provocar irritabilidad o hiperactividad, y tal vez les resulte difícil prestar atención en clase. Es importante tener una rutina sistemática a la hora de ir a la cama, especialmente las noches previas a un día escolar. Asegúrese de dejar suficiente tiempo antes de ir a la cama para permitir que su hijo(a) se relaje antes de apagar la luz y limite las diversiones estimulantes como televisor, teléfono o video juegos. Una lectura de un cuento infantil es una buena experiencia, ojalá contado por alguno de sus padres.

 

5.- Enséñele habilidades de organización

Cuando los niños son organizados, se pueden mantener concentrados en lugar de perder tiempo buscando cosas y distrayéndose.

¿Qué significa ser organizado??? Para el trabajo escolar, significa tener sus útiles en una cajita en la casa y en su estuche (si lo tiene),íun lugar para hacer su tarea y guardar su cuaderno o libro.

Revise y firme diariamente el school diary, cuaderno/libro de caligrafía, para familiarizarse con lo que está haciendo  y  no se atrase.  Enséñele a su hijo(a) a usar un calendario o un planificador personal para ayudarlo a organizarse en el trabajo, el deporte y el descanso.

También es útil enseñarle a su hijo(a) cómo hacer una lista de tareas para ayudarlo a asignar prioridades y hacer las cosas. Puede ser tan sencillo como:

  • Hacer caligrafía.
  • Jugar al fútbol.
  • Guardar la ropa.

Nadie nace con habilidades de organización; es necesario aprenderlas y ponerlas en práctica.

 

6.- Conozca las políticas de disciplina

Los colegios suelen incluir las políticas de disciplina (también llamadas “Normas de convivencia”). En el school diary y en la página del colegio las puede encontrar, léalas y convérselas con su hijo. Las reglas cubren las expectativas y las consecuencias de no alcanzar las expectativas, en aspectos como conducta, código de vestimenta, uso de dispositivos electrónicos y lenguaje aceptable de los estudiantes.

Las políticas tal vez incluyan detalles sobre la asistencia, el vandalismo, el hecho de copiarse en un examen, las peleas y las armas. Muchos colegios también tienen políticas específicas sobre el Hostigamiento (bullying). Es útil conocer la definición de hostigamiento, las consecuencias para los hostigadores, el apoyo que se da a las víctimas y los procedimientos para denunciar.

Que su hijo(a) sepa qué se espera en el colegio y que usted apoyará las consecuencias impuestas cuando no cumpla las expectativas. Cuando las expectativas del colegio coinciden con las del hogar, todo es más sencillo para los estudiantes porque ven los dos entornos como lugares seguros que trabajan juntos como equipo.

 

7.- Haga alianzas

Es importante conocer a los padres de  los compañeros de su hijo (a), le ayudará en alguna idea o duda sin tener que recurrir al wattsapp del curso, que muchas veces se satura de información inútil. Use las entrevistas con la profesora para las dudas que solo incluye a su hijo(a) y sea un real aporte a la enseñanza dando buenos ejemplos de comunicación clara y no confusa.

Evite entrar en el juego del rumor, que solo confunde y no ayuda  a nadie.

 

8.- Involúcrese

Sin importar si sus hijos están empezando en Infant  o en su último año escolar, existen buenas razones para que los padres se ofrezcan como voluntarios en el colegio. Es una excelente manera para que demuestren que están interesados en la educación de sus hijos.

A muchos niños les agrada ver a sus padres interesados  en el colegio o en los eventos escolares. Pero esté atento a las necesidades de su hijo (a) para saber qué grado de interacción es el mejor para los dos. Si su hijo(a) parece sentirse incómodo con su presencia en el colegio, o con su participación en las actividades extracurriculares, considere asumir una participación menos visible. Deje en claro que no está allí para espiar; simplemente está intentando ayudar a la comunidad escolar.

Los padres pueden participar en lo siguiente:

  • Ser representantes de los padres.
  • Organizar y/o trabajar en las actividades para recaudar fondos y otros eventos especiales, como ventas de alimentos, lavado de autos y ferias del libro.
  • Planificar las fiestas del curso.
  • Asistir a las reuniones del centro de padres.
  • Participar del cuenta cuentos en la clase
  • Dar charlas (cuando se le solicite).
  • Asistir a las muestras de baile, gimnasia, show y/o las obras de teatro.

Dedicar unas pocas horas durante el año escolar puede ser una buena impresión para su hijo.

 

9- Tómese en serio la asistencia de su hijo a clase

Los niños enfermos no deben ir al colegio, si tienen fiebre, náuseas, vómitos o diarrea. Los niños que no tienen apetito, no quieren separarse de los padres o están aletargados, se quejan de dolor o simplemente no parecen estar actuando como siempre también se verán beneficiados si no asisten, ya que no se contagiarán ni transmitirán enfermedades al resto del curso y sus familias. Llévelo que sea revisado por un doctor.

De lo contrario, es importante que los niños lleguen  puntualmente todos los días, porque tener que ponerse al día con el trabajo de la clase puede resultar estresante e interferir con el aprendizaje.

Si su hijo(a) está ausente muchos días por enfermedad, asegúrese de preguntarle al profesor(a) jefe para ponerse al día. También es una buena idea conocer la política de asistencia del colegi en relación al envío de certificados médicos que avalen la inasistencia.

A veces, los estudiantes desean quedarse en su casa porque tienen problemas con los compañeros de clase, los trabajos, las calificaciones o incluso los profesores. Esto puede causar síntomas reales, como dolores de cabeza o de estómago. Si cree que hay un problema en la escuela, hable con su hijo (y con el profesor(a) jefe) para obtener más información sobre lo que le está causando ansiedad. La psicóloga del colegio también puede orientar a la familia.

Además, intente evitar que se vaya a dormir tarde, lo cual puede hacer que su hijo llegue tarde al colegio o esté cansado. Los estudiantes se pueden beneficiar si tienen un horario fijo para irse a dormir.

 

10.- Hágase tiempo para hablar sobre el colegio.

En general, es sencillo hablar con los hijos sobre lo que ocurre en clases y las últimas actividades escolares. Probablemente sepa qué libros está leyendo su hijo y esté familiarizado con lo que están aprendiendo en matemática. Pero los padres a veces están ocupados y se olvidan de hacer preguntas sencillas que pueden tener un efecto en el éxito de los niños en la escuela.

Tómese el tiempo para hablar con su hijo (a) todos los días para que el niño sepa que lo que ocurre en el colegio es importante. Cuando los niños saben que sus padres están interesados en su vida académica, se toman el aprendizaje seriamente.

Como la comunicación es un “ida y vuelta”, la manera en la que usted hable con su hijo(a) y lo escuche puede tener un efecto sobre la manera en la que su hijo(a) escucha y responde. Es importante escuchar atentamente, hacer contacto visual y evitar hacer otras cosas mientras conversan. Asegúrese de hacer preguntas que exijan más que un simple “sí” o “no” como respuesta.

Además de las comidas familiares, algunos buenos momentos para hablar son los viajes en auto (obviamente, en este caso no es necesario el contacto visual), el paseo del perro, la preparación de las comidas o los momentos de espera en la caja de una tienda.

Estos primeros años de escuela son un momento importante para que los padres estén informados. Apoyen la educación de sus hijos y sienten las bases para el desarrollo y el crecimiento de sus hijos como estudiantes.