Enter your keyword

Historia

Corría 1990 cuando un sueño, un simple sueño comenzó a hacerse realidad.

Un nuevo colegio para Curicó. Un colegio Católico, inglés, bilingüe y con fuerte énfasis en el deporte. Con mucha ilusión comenzaron los preparativos que nos permitirían ir haciendo vida este sueño. Estudio de mercado para evaluar la factibilidad de este proyecto, etc….

El 16 de noviembre, cuando la primavera estaba en su pleno apogeo, en una casita pequeña, ubicada en Avenida España 13, empezaba la primera siembra de un huerto que se llamaría Orchard College. Un colegio al servicio de las familias de Curicó. Y así comenzaba  nuestra gran aventura de hacer un sueño realidad. Incertidumbre y miedo de saber que había tantas cosas por aprender eran algunos de los sentimientos que afloraban esos días. Pero también mucho entusiasmo y la firme convicción y confianza en un proyecto sólido e innovador que poco a poco se iba haciendo vida.

Partimos en Marzo de 1991 con 29 estudiantes en tres cursos y 5 personas como staff del colegio. Miss Loreto Marín, Miss Marta Quevedo, Silvia Sittler y Miss Kika Correa. Con mucha fuerza, trabajo y determinación fuimos creciendo hasta hoy, donde ya son 15 generaciones de egresados del colegio. EL recorrido no ha sido fácil. Pero nadie nos dijo que sería. Nadie nos dijo que cumplir nuestra misión estaría exento de dificultades, sacrificio; pero también de grandes y maravillosas recompensas. Hemos logrado vencer los obstáculos y superarlos gracias al esfuerzo y confianza en nuestro proyecto. Con un equipo humano increíble que ha sabido superar muchas barreras, mostrando un gran trabajo en equipo, compromiso y lealtad.

historia

Los primeros años teníamos mucho que probar. En el área académica, aparecer en los publicitados y preciados rankings. La PSU, la vida universitaria de nuestros ex alumnos, los resultados deportivos, la infraestructura del colegio, entre otros. Hoy Orchard College puede estar orgulloso de sus cosechas. En el área académica nos hemos consolidado dentro de los mejores colegios de Chile. Tras estos buenos resultados, hay valores humanos que se han hecho vida. Esfuerzo, trabajo bien hecho, perseverancia y rigurosidad. Ejemplos de virtudes de un líder católico. Porque nuestro desafío no es formar jóvenes calificados solamente para su vida profesional. Queremos entregar a la sociedad jóvenes valientes, entusiastas, que sean capaces de marcar la diferencia. Jóvenes comprometidos con los valores de la Iglesia Católica.

Dios quiera que nos quede mucho por recorrer. Nos esperan grandes desafíos, retos y aventuras que enfrentaremos con Dios como nuestro estandarte y la misma determinación y fuerza que nos ha caracterizado. De todos estos años que hemos vivido como colegio, debemos agradecer a muchas personas, pero primero y el más importante agradecimiento es a Dios por esta gran oportunidad que nos ha dado de formar personas y de acompañarnos día a día en nuestra preciosa labor.